Trucos para achicar la inversión inicial


Todos quisiéramos tener la clave perfecta para reducir al mínimo el capital de inversión cuando comenzamos un nuevo emprendimiento. Si bien no existen las recetas mágicas para lograrlo, sí hay una serie de pautas para recortar los gastos al crear una empresa, y aún así, hacer que despegue hasta el pleno vuelo. Conozcamos cuáles son esos trucos para achicar la inversión inicial.

  • Recursos humanos: diseña un plan de trabajo para contratar el mínimo posible de empleados, y luego ir aumentando según la necesidad. También deberías contar con un asesor para regular los salarios, con un criterio que te permita ser justo sin derrochar. Una estrategia para abaratar el gasto de personal es el outsourcing; puedes buscar profesionales freelance o temporarios para solucionar tareas específicas.

invertir photo

  • Tienda física: si puedes comenzar en un espacio de tu casa u otra área por la que no pagues nada, mejor. Otra posibilidad es montar directamente una tienda online. Recuerda que el gasto en locales comerciales suele representar el grueso de las inversiones.
  • Financiación: si vas a solicitar un préstamo, mantente alejado de las TAEs abusivas. Empezar con una deuda difícil de pagar, sin dudas no es un buen comienzo para tu compañía. El crédito no debe absorber toda la ganancia de los meses iniciales de actividad.
  • Seguros: es importantísimo asegurar los activos más costosos de tu empresa, pues una reparación o reposición te terminará saliendo mucho más caro.
  • Software: por fortuna, en la red existen muchísimas opciones de programas gratuitos con herramientas para todo lo que quieras hacer. Solo es cuestión de investigar un poco y familiarizarse con su uso, o entrenar a los empleados que vayan a manejarlos.
  • Producción: procura estar al tanto de las nuevas tendencias en producción, para encontrar modelos más económicos e igual de eficaces que los que aplicas actualmente. La fórmula ganadora es obtener el máximo beneficio con el menor costo posible en tiempo y dinero.
  • Oficina online: no hace falta que instales un escritorio con mobiliario caro y PCs. Puedes tener una plataforma virtual para reuniones y comunicación que cumpla todas las funciones de una oficina tradicional.
  • Formación: si encuentras un buen empleado, invierte en su formación para que sea más productivo y utilice sus dones al máximo. No hace falta que pagues un curso a todo un equipo, simplemente a quienes te ofrezcan mayores posibilidades de desarrollo. De hecho, el personal que se capacitó después podrá instruir al resto, creando un espacio colaborativo interesante.
  • Presupuesto: reducir costos no se trata de recortar el presupuesto a mansalva, sino de saber en qué áreas no es necesario tanto gasto y en cuáles sí se justifica. Teniendo un presupuesto, sabrás cómo repartir el capital disponible de la manera más eficiente.

 

Trucos para achicar la inversión inicial
Valore éste artículo
¡Comparte este artículo!

Leave a Reply