La Educación Mata La Creatividad


consideracionQué recuerdos tienes de tu época de estudiante? ¿Cuáles fueron las enseñanzas que recibiste de tus profesores? ¿Qué te dejó la educación que recibiste? Seguramente experiencias positivas y negativas (las cuales prefiero llamar aprendizaje de la vida) vendrán a tu mente. Todos esos años de asistir a un salón de clases tuvieron por objetivo “prepararte para enfrentar el mundo real”… ¿pero realmente fue así?

¡Ahí está el detalle! -como diría Cantinflas, famoso actor de la época de oro del cine mexicano-. Antes del siglo XIX no existían sistemas de educación pública. El sistema educativo que prevalece el día de hoy (en esencia) fue producto de esa carencia y de las necesidades de la industrialización. Es decir, fuimos educados para ser buenos empleados y no para lograr nuestros propios objetivos (para tener éxito).

El mundo actual es muy diferente al de la revolución industrial, por lo tanto hoy hay necesidades completamente distintas. Pregúntenle a todos los licenciados e ingenieros que fueron despedidos de sus empleos durante la más reciente crisis económica… ¿valieron de algo sus títulos universitarios para conservar sus puestos? ¿qué opinan de que hoy una persona sin educación superior gane más dinero en su pequeño negocio que un profesionista promedio?

Entonces, ¿para qué sirve la educación? Los títulos universitarios son simplemente papeles tremendamente sobrevaluados en nuestras sociedades. Historias como la de Steve Jobs (CEO de Apple) o Bill Gates (Fundador de Microsoft) contradicen por completo la idea de que para tener éxito es imprescindible haber pasado 4 o más años de tu vida en una institución universitaria y obtener un documento que lo avale.

Si al día de hoy, con lo cambiante que es nuestra realidad, no sabemos cómo será el mundo en 5 años… ¿por qué seguir educando a las personas con conceptos, ideologías y sistemas de hace 2 siglos? En el presente, las personas demandamos otras cosas, tenemos necesidades diferentes; las cuales ya no son satisfechas con lo que ofrece el sector industrial (hablando por supuesto sobre crecimiento y éxito profesional).

Mi punto no es dejar a un lado la educación, sino renovarla… equiparar la importancia que se le da a la habilidad académica con la importancia que se le da a la creatividad (que es fundamental para innovar); tener una verdadera educacion para la vida. El buscador de Google funciona gracias a un algoritmo, probablemente producto de conocimientos académicos; pero sin el ingenio para aplicar ese conocimiento en algo útil, simplemente no serviría de nada. ¡Es ahí donde radica la importancia de la creatividad!

Evidentemente las personas que hemos concluído nuestra educación formal no podemos regresar el tiempo y modificar la forma en que fuimos educados; sin embargo, si podemos cambiar nuestros paradigmas y transformar nuestra realidad. En nuestras manos está, re-educarnos y realizar nuestros sueños, hacer lo que realmente amamos hacer y ser exitosos en ello… o conformarnos con lo que se nos ha dado y “aceptar que la vida es como es”.

Por último quiero compartirte un video que me ha servido de inspiración para este post. En él, Ken Robinson, reconocido experto en educación y creatividad, nos habla más a detalle de este tema.

¿Tú qué piensas? ¿Cuál ha sido tu experiencia?

La Educación Mata La Creatividad
Valore éste artículo
¡Comparte este artículo!

Leave a Reply