Cómo piensan los grandes inversores


Seguramente, ya habrás escuchado muchas historias y testimonios de personas que alcanzaron el éxito comenzando desde abajo. Millonarios que nacieron en una casa pobre, magnates que crearon una empresa prácticamente de la nada… Pues bien, más allá de los recursos económicos y el medio en que se encuentren, lo cierto es que estas personas piensan de forma distinta al resto de la gente. Hoy presentaremos el resumen de un estudio realizado por un equipo de economistas behavioristas relativo a los grandes inversores.inversor

El grupo estudió la actividad del cerebro y los actos diarios de los individuos que acostumbran a invertir en bolsa. Para eso utilizaron un scanner de resonancia magnética, que se encargaría de interpretar los estímulos cerebrales. Los economistas hallaron que, ante una situación delicada en bolsa (más precisamente, una burbuja en el mercado de valores) únicamente los inversores más inteligentes recibieron un estímulo de alerta en el cerebro. Esto los puso incómodos y los llevó a vender parte de sus acciones.

El esquema mental más común que halló el equipo, fue aquel en el cual cuando se formó la burbuja, las personas menos avispadas empezaron a actuar de una manera más ambiciosa. Así, compraron títulos desaforadamente en los momentos de gran subida. Dichos inversores presentaban más actividad en los núcleos cerebrales relacionados con el sentido de la recompensa. Mientras que los sujetos con sueldos mayores frenaron sus inversiones casi del todo, percibiendo el pico en los valores, los individuos menos perspicaces compraban más todavía, viendo que el precio estaba más alto.

Al parecer, los inversores que tienen el salario más alto están adaptados emocionalmente para realizar lo que nadie querría: vender acciones en un mercado que se encuentra en franca alza. Es que su cerebro les envía una alarma a tiempo, considerando que los valores continuaban ascendiendo en aquel momento. El multimillonario Warren Buffet pertenece a este grupo, y por eso una de sus máximas de cabecera es “ser codicioso cuando los demás son miedosos, y ser miedoso cuando los demás son codiciosos.”

Es cierto que buena parte del cerebro de una persona ya está formado con hábitos, actitudes y condicionamientos que le son propios. Sin embargo, la educación es un recurso que puede implementarse durante toda la vida, y el ser humano es capaz de continuar aprendiendo a cualquier edad. Por eso creemos que es importante cultivar ciertas conductas mentales y entrenar la inteligencia, tanto para ser un empresario o inversor más sabio como para cualquier aspecto de la vida.

Te recomendamos buscar material sobre educación financiera, psicología del comportamiento y testimonios o biografías de personas exitosas. Estudiándolas, descubrirás patrones de acción y pensamiento que puedes aplicar para llegar lejos, sin importar los recursos con que cuentes.

Cómo piensan los grandes inversores
Valore éste artículo
¡Comparte este artículo!

Leave a Reply