Cómo escoger un socio para tu empresa


Existen muchas razones para buscar alianzas con otras personas a la hora de iniciar un negocio. La principal suele ser la económica, porque se considera que es mejor incrementar el capital personal que acudir por un préstamo. La financiación suele implicar condiciones muy restrictivas y el pago de TAEs sumamente altas. Así, elegir a un compañero que pueda aportar dinero para comenzar la empresa parece mucho más atractivo.socio

Pero si nos detenemos un momento y paramos a pensar con mayor profundidad, son otras las cualidades necesarias que debe tener un buen socio. Este debe saber lo que nosotros ignoramos, tanto en estrategias de mercado como en conocimientos específicos del rubro. El dinero por sí solo no logra nada: hay que saber dónde colocarlo para que se multiplique. Veamos algunas pautas para escoger un socio empresarial.

  • Investiga su historial: si el nombre del candidato aparece en listados de morosidad, mejor descártalo. Elegir a un deudor o persona de credibilidad dudosa manchará la imagen de tu marca desde el principio.
  • Trata de conocerlo: no hace falta que sean amigos de toda la vida, pero una persona con problemas psicológicos o de dependencia de drogas o alcohol, por ejemplo, podría hacerte perder toda tu inversión y echaría tus planes por tierra.
  • Busca que tenga otros conocimientos: dos cabezas piensan más que una. No te servirá de nada asociarte a alguien que no pueda aportar saberes, experiencia o consejos a tu propio capital intelectual. Piensa que si ambos tienen un déficit de conocimiento en ciertas áreas, deberán contratar todavía a un tercero para solucionarlo.
  • Elige a alguien que te caiga bien: imagina pasar todas las jornadas con una persona que te molesta o con la que no tienes empatía. Trata de elegir un socio con el que te entiendas y te lleves bien.
  • Aclara los tantos: no tengas reparo ni sientas vergüenza de asentar todos los términos del acuerdo por escrito. Si las condiciones están bien determinadas desde entrada, más tarde no habrá lugar para reclamos.
  • Sé siempre el socio mayoritario: ¿el emprendimiento fue tu idea? No cedas. Trata de tener siempre contigo más del 50% de la firma. No dejes que nadie te quite eso por lo que tanto has luchado.
  • Invítalo a cenar junto con su esposa: esto puede sonar a cliché, pero una cena en parejas es la mejor oportunidad para conocer ciertos detalles de personalidad que de otra manera pasarían desapercibidos. Asimismo tu mujer puede ayudarte con sus impresiones.
  • Preséntalo en tu círculo: sería bueno que tus amigos conocieran a tu futuro socio, para no quedarte solo con tu propia percepción.
  • Aléjate de los que derrochan: es bueno ser ambicioso, pero no derrochador. Un socio que aspira a vivir por encima de sus posibilidades, te traerá dolores de cabeza cuando tu emprendimiento empiece a dejar ganancias fuertes.
Valore éste artículo

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.