¿Buscas mayor productividad? Deja los emails


Para mantener alto el margen de ganancia hay que cuidar el nivel de productividad de la empresa, en todos los sentidos. La comunicación (tanto interna como entre compañías) es uno de los ítems más importantes y a menudo descuidados a la hora de sumar eficacia en el trabajo. Por si no lo sabías, el uso del email ha formado un hábito comunicativo negativo, que muchas veces vuelve a los empleados menos productivos y los distrae de sus tareas. A continuación veremos algunas razones por las cuales, en la empresa, el correo electrónico debería reemplazarse por el teléfono.telefono

  • No sirve para dar explicaciones detalladas: los emails casi nunca son largos; resultaría molesto y difícil tener que leer un gran texto lleno de explicaciones o descripciones. Para las respuestas complejas o cuando necesitas explayarte, una llamada es mucho más rápida y permite que el interlocutor entienda mejor tu punto.
  • No es útil para ponerse de acuerdo: si varias personas tienen que contestar un mismo correo, probablemente se genere una larga y confusa cadena de respuestas. En estos casos, lo mejor es una reunión rápida o una sesión grupal por Skype. Así evitarás perder tiempo y lograrás organizar rápidamente las actividades en cuestión.
  • Genera malentendidos: a veces, una frase dicha en un contexto o con un cierto tono de voz cambia de sentido más allá de las palabras. Cuando no sabes expresar correctamente lo que deseas por escrito, das lugar a malos entendidos que pueden crear conflictos. Es mucho más fácil hablar por teléfono o presencialmente.
  • Es diferido: ¿requieres una respuesta urgente? Entonces aléjate del correo electrónico, pues el receptor podría tardar horas en responderte. Hay personas que no revisan frecuentemente su bandeja de entrada, o que leen los emails inmediatamente pero los dejan para responder más tarde. Con una llamada tendrás la información que precisas en un minuto.
  • Resulta muy impersonal: durante la vida de tu emprendimiento podrás tener por delante clientes que desean un trato más personalizado; así, lo más adecuado será tomarte un tiempo para hablar en vez de simplemente escribir unas líneas. En el mundo de los negocios a veces es necesario “dar la cara” para que la comunicación sea más fluida y menos fría.

 

Como regla general para utilizar la casilla de emails, ten en cuenta esta pregunta: lo que debes tratar ¿va a llevarte más de un correo? Si te basta con recibir una sola respuesta, está bien, no hay problemas en mandar un mensaje escrito. Pero si se trata de una cuestión que exige un cierto diálogo entre las partes, deja la timidez o la pereza y agarra el teléfono. Verás cómo resuelves en media hora cuestiones que te llevarían días y días de intercambio de mails.

 

 

¿Buscas mayor productividad? Deja los emails
Valore éste artículo
¡Comparte este artículo!

Leave a Reply