Problemas con nuestras cuentas

Con el avenimiento de la crisis muchas personas necesitan capital en forma urgente para poder hacer frente a las deudas y a los principales gastos de vida.
El primer análisis que realizó es porque lo necesito y cuáles son los factores que me han llevado a esa situación, por lo que mi primer consejo es analizar nuestra situación económica para saber si es saludable o no.
¿Sale más dinero del que ingresa? Las tarjetas de crédito son el principal problema que enfrentan las familias de clase media ya que se endeudan más de lo que están produciendo generando un desequilibrio y una situación financiera enfermiza.

Las tarjetas de crédito se deben utilizar en forma inteligente, al igual que los préstamos. Esto significa adquirir bienes estrictamente necesarios y con una durabilidad mayor al periodo en el cual lo debemos pagar.

Con un ejemplo se entiende este concepto:

Por ejemplo si deseamos comprar un lavavajillas en 10 cuotas, debemos analizar en primer lugar la diferencia de adquirirlo de contado y el interés que nos cobran por financiarlo 10 meses.
Si vemos que no es una tasa elevada de interés, procedemos a preguntarnos si el bien a comprar tiene una duración más de 10 meses, en este caso un lavavajillas tiene una duración por lo menos de 3 años.

Por último nos preguntamos si realmente es necesario un lavavajillas para mejorar la calidad de nuestra vida y si contamos con una entrada de dinero lo suficientemente amplia que nos permita este tipo de “lujos”.

Por otro lado un ejemplo contrario consiste en comprar alimentos en cuotas, esto es una practica no recomendada ya que si compramos los alimentos del mes en 10 cuotas, los mismos se consumen en un mes y luego nos quedan cuotas por pagar que se suman a la compra del próximo mes y así sucesivamente hasta llegar a un momento en que lo que pagamos por mes junto con los intereses es mayor a lo que estamos consumiendo.

Es por ello que saber utilizar las tarjetas de crédito y los préstamos personales hoy en día muy de moda, es fundamental para no necesitar dinero prestado.

La próxima vez que digas “necesito dinero” piensa porque lo necesitas y si se debe a problemas de déficit por un elevado nivel de vida o gastos ocasionados por financiar consumos de forma no saludable. En próximos artículos analizaremos otras causas de porque se necesita capitales en forma urgente y cómo podemos solucionarlo.

¡Comparte este artículo!