9 verdades sobre las ventas

  1. Los resultados dependen más del equipo de ventas que del producto en sí mismo. Según John Donald Daly -un importante empresario del siglo XX en Massachusetts- un grupo que venda un producto mediocre, si sabe vender, puede generar más ganancias que un grupo de malos vendedores de un producto estrella.
  2. Las personas detestan sentir que están tratando de venderles algo. Como cliente ¿nunca te has sentido presionado o avasallado por un empleado que quiere imponerte un producto a toda costa? Los consumidores adoran comprar pero también quieren sentirse valorados, no un mero blanco de marketing.
  3. Hay que salir a la calle. Con el auge del coaching y la formación en general, muchas personas están convencidas de que con un curso obtendrán el secreto para llegar al cliente. Y en realidad, nada vale tanto como visitar a las personas, hacer buenos contactos y cometer errores. En suma, la experiencia de la calle.
  4. Debes escuchar más y hablar menos. Eso de que en los negocios hay que tener buen speech no es tan cierto como que se debe escuchar al cliente y darle la sensación de que está llevando la charla a su manera. Haz las preguntas indicadas e interviene cuando sea el momento, y verás cómo el consumidor mismo es quien cierra el trato.
  5. Todas las personas se sustentan con una venta. No necesariamente con la comercialización de un producto o servicio: más allá de tu ocupación siempre estás vendiendo tus conocimientos, tu tiempo, tus habilidades.
  6. Un buen emprendedor no hace transacciones sino clientes. Cerrar un trato no significa nada si ese usuario no vuelve nunca más a tu tienda. Tienes que ganarte a las personas para que tu negocio tenga ingresos a través del tiempo.
  7. Las oportunidades duran poco. Debes ser lo suficientemente sensible para saber captar el momento adecuado para concretar una operación. En solo cuestión de días habrá pasado el tren, y habrás perdido la ocasión de ganar nuevos consumidores.
  8. Hay que apreciar la fidelidad de los usuarios. Nadie pone en duda que una compañía, para crecer, necesita nuevos adeptos. Pero esto sin olvidar a los antiguos: ya te conocen, confían en tu marca, no hace falta que inviertas tanto en publicidad o en hacer contacto.
  9. El trabajo duro sigue constituyendo buena parte del éxito. Igual que sucede en otras esferas de la vida, en el mundo de los negocios debes ser constante, paciente y esforzado si quieres resultados.
¡Comparte este artículo!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *